Seleccionar página

Anuncio

Un rostro familiar

Un señor iba caminando por la calle pero cayéndose de borracho, entonces al dar la vuelta a la esquina ve un rostro de una mujer que le resulta familiar y empieza a gritar:

«¡Ramera cabrona! ¡Ramera cabrona!» y nada más nadie volteaba, así que comienza a gritar más fuerte: «¡Ramera cabrona!»

En eso un señor lo para y le dice:

«Oiga usted, cómo se atreve a decirle eso a esa dama.»

«Pues que yo le estaba diciendo su nombre.»

«No señor, usted le estaba diciendo ramera cabrona.»

Y termina el borracho diciendo:

«Con razón no voltea. Yo lo que creí que decía era el nombre de mi prima: Ramona Cabrera.»

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

No Events

Cita al azar

La gente me pide que prediga el futuro, cuando todo lo que quiero hacer es prevenirlo. Mejor aún, construirlo

— Ray Bradbury