Seleccionar página

Anuncio

PASO EN LA VICENTE GUERRERO…

El marido llegó a su casa después de haber pasado dos semanas de viaje.

-¡Rosita! Vengo que no me aguanto de caliente, ve quitándote la ropa que te voy a hacer el amor como nunca en tu vida.

Entraron en la habitación, se metieron en la cama e hicieron el amor de manera salvaje, brutal, escandalosa.

Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama, que al poco de empezar escucharon unos golpes fuertes al otro lado de la pared, acompañados por las voces del encabronado vecino:

-Ya está bien, ¿no?… ¡ya párenle! ¡No tienen llenadera! ¡Toda la pinche semana ha sido igual!… ¡chingada, madre!…

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Regidurías

Cita al azar

No hay que ir para atrás ni para darse impulso

— Lao Tsé
Abrir chat