Seleccionar página

Anuncio

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

Hotel May Palace

Avenida Benito Juárez #42 Centro, Tuxpan, Ver. – +52(783)834.8881 – (783)104.0381

Royal Garden Hotel

Proximamente en la Calzada, 66 habitaciones de primera clase, alberca y otros servicios.

Notaria 10

Lic. Carlos Alberto Blanco Oloarte, Notario Público Número 10 y del Patrimonio Inmobiliario Federal Tuxpan, Veracruz +52(783)834.3636

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

¿Ya estas listo para el Día de la Marina Mercante?

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

Pues si, FOROFANS. El secretario particular de nuestro presidente, Arturo Hernández Lazcano sigue con sus travesuras. Y es que el hecho de estar al mando, como todos sabemos, genera un optimismo irreal, una alta autoestima y se sobrevaloran las habilidades.

Sin embargo este «muchachito» no está al mando de nada, solo es el mandadero del presidente municipal, su gato, su sirviente, su «peina huevos» como decimos los veracruzanos, y cuando esta solito, ya en la comodidad del poderoso Versa le entra esa sensación de PODER… Y bueno, apenas el día 2 de mayo saltó a la mala fama debido al ya famoso choque que tuvo contra un TAXI en la avenida Cuauthémoc esquina Libertad.

Afortunadamente para él y para los involucrados en el choque, fue algo leve, sin embargo este gato de José Manuel abandonó de inmediato el accidente, a pesar de haberlo provocado. Para su mala suerte, en el Taxi viajaba Rodolfo Antonio, un reportero urbano quién tomó las fotografías que luego se hicieron famosas en toda la red.

Mar y Tierra

Después de eso, defendiendo el CAOS intentaron lavarle el trasero a este muchacho, por supuesto Aldo Betancourt, el director de tránsito hizo algunas declaraciones infortunadas acerca del incidente al que no llegó nadie, y antes de eso Lord CALAMBRES (Israel Luna, director de cultura) le marcó al reportero urbano amenazandolo para que eliminara su publicación, sin embargo como todo lo que sale en la red es propiedad de el mundo, se supo todo.

Supuestamente «si el accidente de tráfico fue ocasionado por un acto imprudente del conductor, y abandona el lugar de los hechos, acarreará responsabilidad penal. Por lo que las penas a aplicársele serán muy severas, como prisión de 6 meses a 4 años. Así mismo, tampoco podrá conducir vehículos a motor o ciclomotor de 1 a 4 años«, sin embargo como es el peina eso del alcalde, pues no pasó a mayores ¿Verdad?

Sin embargo (y el motivo de la nota) este «muchacho» sigue sin entender y no sabemos si al calor de unas cervezas o de unos whiskys se convierte en un conductor imprudente que no entiende razones y que piensa que no le va a pasar nada al conducir como loco con un carrito que maneja gracias a la burocracia, porque apenas el 9 de mayo (no pasó mucho tiempo), una profesora (y no con un perfil falso) publicó lo siguiente:

Y efectivamente, la terminación de la placa 327-A corresponde al automovil de los tuxpeños que maneja el gato de pozos, sabemos todos que esas calles son peligrosas, por lo que debemos de transitarlas con precaución, y entonces confirma con sus hechos que todos los comentarios que le hacen son ciertos: Se le subío el poder a la cabeza (sin tenerlo, por cierto).

En mi opinión Arturo Hernández no debería olvidar que aún dirigiendo la mayor y más brillante empresa del mundo, la humildad es siempre la mejor consejera.

La soberbia ha suplantado a los demás componentes de su personalidad, por lo que no le basta con valorar lo propio si ello no lleva implícito el desprecio hacia los demás.

Si no aprenden a digerir el éxito, la soberbia ciega, obnubila, impide cualquier capacidad de análisis y convierte a estos personajes aferrados a esa mentira que les pasará por encima cuando termine el periodo en el que esten en el cargo.

Y bueno, de las fantasías de José Manuel Pozos Castro luego platicamos…

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

No Events

Cita al azar

Entre la cirrosis y la sobredosis andas siempre, muñeca…

— Joaquín Sabina