Seleccionar página

Las Fases del Fanatismo

Las Fases del Fanatismo

El fanatismo es una enfermedad curable, pero debe ser atendida a tiempo para que no pueda crecer hasta llegar a un grado incontrolable. Muchas personas, sin saberlo, se encuentran terriblemente afectadas por esta enfermedad directa o indirectamente. En algunos casos el fanatismo es efímero e inofensivo; la obsesión es pasajera y no llega a afectar a quien en este texto denominaremos como “el admirado” pero también existen millones de casos de fanatismo Fase 3… o peor aún como veremos adelante… ¡FASE 10!

Ollallo Rubio

Locutor, CONVOY

Fase 1. El fanático acepta “la superioridad” de aquel a quien admira (el admirado). Detecta en él muchas virtudes de las que aparentemente él carece. Se identifica con elementos superficiales, principalmente en los casos ( la mayoría) en los que “el fan” se encuentra muy lejos de “el admirado”, el personaje público representa todo lo que el “el fan quiere ser”, atractivo físicamente, cultural e intelectualmente superior, “exitoso” (término irritante), popular etc.

Fase 2. El Fanático descubre que tiene “muchas cosas en común” con “el admirado” a pesar de no haber conversado con él ni un minuto. Trata de obtener toda la información relacionada con su “ídolo” con el objetivo de obtener datos personales que le ayuden a confirmar su “teoría” de sincronicidad.

Fase 3. El fanático se involucra emocionalmente con la vida pública y personal de “el admirado”: lo que aparentemente afecta a su ídolo le afecta también a él. Depende mucho del caso, pero con los músicos ocurre algo muy especial: La música afecta emocionalmente como pocas manifestaciones artísticas, así que el fanatismo no necesariamente es una conducta que obedece a la razón sino todo lo contrario, es consecuencia de movimientos involuntarios de fibras muy sensibles. Es por eso que los adolescentes emocionalmente inestables y carentes de identidad son los más vulnerables. Sin duda esto tendría que ser explicado con mayor profundidad por un psicólogo… en este texto simplemente estamos determinando las fases por las que atraviesa un fan.

Fase 4. Es en esta etapa cuando la enfermedad empieza a brotar y a presentar los primeros síntomas agresivos. El “fan” quiere acercarse a “el admirado” deseando tener algún tipo de contacto. No importa si se trata de la solicitud de un autógrafo, una pregunta irrelevante o un acercamiento más personal, cualquier pretexto es válido para cumplir su objetivo.

Fase 5. El fan no comprende que “no conoce” a “el admirado” y pretende conversar con él como si fuera su primo, compañero de banca, de oficina u alguna otra persona de su círculo social. El “fan” cuenta con mucha información personal de “el admirado” e intenta “impresionarlo” mencionando datos de la vida íntima del personaje público que han sido difundidos en algún medio o simplemente información obtenida por “el fan” a través de sus propias vías de investigación.

Fase 6. Al no obtener un acercamiento satisfactorio, el fan continúa con su investigación recurriendo al ESPIONAJE, siguiéndolo, hablando con personas cercanas a “el admirado” e incluso tratando de entablar con ellos una “amistad” con el único fin de acercarse a su ídolo. El fan le envía o le entrega personalmente regalos a “su héroe” para comprometerlo a abrirse con el.

Fase 7. Para este momento la vida de “el admirado” es infinitamente más importante para “el fan” que su propia vida. “El admirado” y las personas cercanas al mismo empiezan a sentirse incómodos con la presencia de “el fan” y éste, no consciente o evadiendo la realidad de su impertinencia y obedeciendo a su conducta obsesiva, continúa acercándose a “el admirado” utilizando todos los medios que tiene a su alcance.

Fase 8.El admirado” obedeciendo a una culpa innecesaria, cree que le debe su éxito a “el fan” ya que desgraciadamente representa a un grupo mayor de personas que aprecian su trabajo o simplemente su existencia (como en el caso de las llamadas “celebridades” que sólo son famosas por aparecer en Reallity Shows o programas de variedad en los que detectamos que el IQ de los responsables de su realización no es mayor al de un simio entrenado o digamos… el vocalista de Maná o peor aún, Luis Miguel (una disculpa para sus fans). Esto le permite un acceso poco saludable a “el fan” quien abierta o discretamente aprovecha la oportunidad para analizar y retener toda la información que puede obtener.

Fase 9. El “fan” empieza a ubicar a “el admirado” en lo que el considera que es su verdadera dimensión. Lo sigue admirando pero encuentra defectos que antes no veía, esto no quiere decir que deje de admirarlo, simplemente lo empieza a ver como alguien normal y mortal. “El admirado” hace lo posible para hacerle ver a “el fan” que no es inalcanzable, principalmente para evitar la incomodidad que siente con la presencia de “el fan”.

Fase 10. Es en esta etapa en la que el fanatismo puede llevar a un simple admirador abusivo e impertinente, a desatar obscuros y diabólicos poderes infernales para convertirse en un peligroso ¡FAN FROM HELL! El “fan” descubre que no tiene identidad debido a que le ha entregado su vida a su ídolo, siente que “el admirado” debe pagarle por su admiración. Y no conforme con eso, “el fan” después de reflexionarlo profundamente, se enfrenta a una inesperada revelación: descubre que lo que en realidad quiere, NO es estar cerca de aquel a quien admira, quiere ser “EL ADMIRADO”. No quiere ser admirado, lo que desea con toda su alma es ¡CONVERTIRSE EN ESTE ADMIRADO! Quiere su casa, su novia, su familia, sus gustos, su cuerpo, su voz, su talento, su mente, su vida, ¡SU SER! Al no poder lograr esto, ya que es algo completamente estúpido, inicia la etapa más peligrosa de EL FAN FROM HELL.

Fase 11. (FASE TERMINAL DE LA ENFERMEDAD MENTAL CONOCIDA COMO “FANATISMO”) El FAN FROM HELL cree que NO es posible recuperar su identidad y tampoco puede convertirse en “EL ADMIRADO”. Su frustración lo lleva del amor al ODIO. Debe deshacerse de él… le estorba. Al principio niega su fanatismo, destruye todo lo que tenga relacionado con su ídolo y busca alguien más a quien admirar. Generalmente la obsesión jamás se detiene, EL FAN FROM HELL puede llegar a buscar la destrucción de “EL ADMIRADO” de varias maneras, buscando cómo afectarle en su vida profesional o personal o llegar a la extrema pero factible ANIQUILACION TOTAL DEL ADMIRADO o el ADMIRADOR. El asesinato o el suicidio.

Algunos datos curiosos de los FANS From HELL.

Primer síntoma del fan from hell: NIEGA CATEGÓRICAMENTE SU FANATISMO, lo oculta completamente para no ser descubierto. En el caso de un escritor, un locutor de radio o alguna persona pública que mantiene su anonimato físico, el fan from hell intenta descubrir “el verdadero rostro” de “el admirado” y una vez que lo conoce, reacciona igual que un seguidor de la lucha libre después de haberle quitado arbitrariamente la máscara a un luchador para luego gritar eufóricamente “!Te descubrí, ya sé quien eres cabrón!” Como si el locutor o el escritor fueran fugitivos o se estuvieran escondiendo de alguien. El fan from hell NO es tu amigo, es tu FAN. Muy Importante: No olvidar que el peor fan from hell es aquel que dice odiar a “El admirado” al grado de quererlo matar. La ley hermética de polarización… Los polos opuestos se atraen… del amor al odio solo hay un paso.

Comentarios

Sobre el Autor

Redacción

Publicando artículos electrónicos desde Abril de 2006, y con más de 99 mil revistas distribuidas en la ciudad de Tuxpan, Veracruz y sus alrededores.

Certificado

Cita al azar

Uno debe hablar español con Dios, italiano con la amiga, francés con el amigo, alemán con los soldados, inglés con los patos, húngaro con los caballos y bohemio con el Diablo…

— Carlos V

Suscribete

Anuncios

Grupos Sociales

 
CHISME TUXPEÑO
Grupo de Facebook · 149.793 miembros
Unirte al grupo
De preferencia use solo TEMAS DE TUXPAN y si publica cosas de interés nacional y son eliminadas, por favor no se queje. Intentamos que sea un sitio li...
 

El Clima HOY