Seleccionar página

Anuncio

La llave del luchador

Están tomando unos luchadores en una cantina y de pronto un mesero delicado (homosexual) se acerca a uno de ellos y le dice:

«Qué brazotes, déjame tocarlos.»

Y el luchador le dice, «Tócalos, para que veas.»

El mesero delicado dice, «Qué piernotas, qué espaldota, ¿me dejas meterte una llave?»

El luchador le contesta, «No, cómo crees, no puedes conmigo.»

«Sí, sí, déjame meterte una llave.»

Tanto estuvo insistiendo, hasta que por fin le dice el luchador, «Andale pues, méteme una llave.»

Y el mesero sin inmutarse le mete una llave en la bolsa de la camisa y le dice: «Cuarto 201.»

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Regidurías

Cita al azar

Igual virtud es moderarse en el gozo que moderarse en el dolor.

— SÉNECA, Lucio Anneo
Abrir chat