Categorías
Historia

Historia del Hospital Civil EMILIO ALCÁZAR

Hasta 1952 no había edificio más costoso construído en Tuxpan, Veracruz.

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default» background_image=»https://www.forotuxpan.com/wp-content/uploads/2021/07/DJI_0552.jpg»][et_pb_row _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_post_title comments=»off» featured_image=»off» text_color=»light» _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default» title_font=»Alfa Slab One|700||on|||||» title_font_size=»30px» title_line_height=»1.1em» custom_padding=»400px||||false|false» text_shadow_style=»preset5″][/et_pb_post_title][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_row _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_post_slider include_categories=»14″ orderby=»rand» show_more_button=»off» excerpt_length=»150″ show_meta=»off» image_placement=»left» use_bg_overlay=»off» use_text_overlay=»on» show_content_on_mobile=»off» show_cta_on_mobile=»off» show_image_video_mobile=»on» disabled_on=»off|off|off» admin_label=»Empresas Líder» _builder_version=»4.6.6″ header_font=»Alfa Slab One|||on|||||» header_font_size=»30px» header_line_height=»1.1em» background_color=»#2ea3f2″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» min_height=»391px» overflow-x=»visible» overflow-y=»visible» custom_margin=»0px||||false|false» custom_padding=»0px||0px|||» custom_padding_tablet=»|||» custom_padding_phone=»|||» border_radii_image=»on|10px|10px|10px|10px» box_shadow_style=»preset6″ box_shadow_blur=»10px» box_shadow_color=»rgba(0,0,0,0.1)» box_shadow_position=»outer» box_shadow_style_image=»preset6″ box_shadow_position_image=»outer» button_letter_spacing_hover=»0″ remove_inner_shadow=»off» hide_content_on_mobile=»off» hide_cta_on_mobile=»off» show_inner_shadow=»on» global_module=»6579″ saved_tabs=»all» button_text_size__hover_enabled=»off» button_one_text_size__hover_enabled=»off» button_two_text_size__hover_enabled=»off» button_text_color__hover_enabled=»off» button_one_text_color__hover_enabled=»off» button_two_text_color__hover_enabled=»off» button_border_width__hover_enabled=»off» button_one_border_width__hover_enabled=»off» button_two_border_width__hover_enabled=»off» button_border_color__hover_enabled=»off» button_one_border_color__hover_enabled=»off» button_two_border_color__hover_enabled=»off» button_border_radius__hover_enabled=»off» button_one_border_radius__hover_enabled=»off» button_two_border_radius__hover_enabled=»off» button_letter_spacing__hover_enabled=»on» button_letter_spacing__hover=»0″ button_one_letter_spacing__hover_enabled=»off» button_two_letter_spacing__hover_enabled=»off» button_bg_color__hover_enabled=»off» button_one_bg_color__hover_enabled=»off» button_two_bg_color__hover_enabled=»off»][/et_pb_post_slider][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_countdown_timer title=»¡YA ESTÁ CERCA LA CABALGATA!» date_time=»2021-08-15 00:00″ admin_label=»Contador Aguilar» _builder_version=»4.6.6″ header_font=»|800||on|||||» header_text_color=»#FFFFFF» header_font_size=»29px» numbers_font_size=»28px» label_font_size=»12px» background_color=»#0c71c3″ min_height=»239.5px» custom_margin=»|10px|||false|false» custom_padding=»||||false|false» header_text_shadow_style=»preset2″ numbers_text_shadow_style=»preset2″ border_radii=»on|10px|10px|10px|10px» global_module=»32692″ saved_tabs=»all»][/et_pb_countdown_timer][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_text _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default» hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″]

La salud era un aspecto muy importante al que la administración pública del gobierno de Porfirio Díaz a la que le puso mucha atención. En esos ayeres del siglo 19 en Tuxpan había solamente un médico para toda la ciudad, incluyendo las comunidades (en aquel entonces en vez de llamarlos municipios, se llamaban cantones).

Este médico del cual desconocemos su nombre, vacunaba entre Enero y Marzo a la población contra la Viruela.

No fue sino hasta el año de 1890 en que gracias a las aportaciones del gobierno municipal y de el sector privado vía la Junta de Caridad se logró inaugurar el Hospital Benito Juárez, que se encontraba al final de la calle Madero esquina con Galeana, pegado al estero de Tenechaco.

Uno de los prímeros médicos del Hospital Benito Juárez fue el Dr. Emilio Alcázar Castellanos, un oaxaqueño que fue comisionado por el mismísimo General Porfírio Díaz Mori como médico de plaza, y que ejerció durante toda su vida la profesión de una manera ejemplar.

Por muchos años tuvo un consultorio en la Botica Alcázar (farmacia Alcázar) propiedad de su familia, situada en el edificio contiguo al parque Reforma. Gracias a su ejemplar desempeño y compromiso como médico para con el pueblo tuxpeño, decidieron que el edificio más costoso construído en Tuxpan, Veracruz hasta 1952, el Hospital General llevara su nombre.

Este edificio fue construido en la cima del CERRO DEL PLATANAR, para edificarlo, primero necesitaron adquirir los terrenos en donde estaría asentado, por lo que intervino de una manera muy activa el Club Rotario de Túxpam con la inversión de OCHO MIL PESOS que se reunieron en aquella época por donaciones de muchos ciudadanos Tuxpeños.

A Jorge Cerdán, gobernador de Veracruz de aquella época le pareció un monto muy escaso, sin embargo no quiso retirarlo para ser utilizado en otra obra, por lo que fue trasladado al Gobierno Federal, quién se hizo cargo de construir este edificio de tres pisos, para albergar ciento cincuenta camas. Fueron los ingenieros Luis R. Franco y Adelgundo Haro Cabrera quiénes dirigieron esta obra de infraestructura.

En este nuevo hospital fusionaron los servicios del HOSPITAL BENITO JUÁREZ,  y a partir del 16 de Marzo de 1952 el edificio viejo se convirtió en el Reclusorio Municipal, a la fecha la infraestructura la ocupa el Hospital Militar.

En los 50´s todos los médicos de la ciudad prestaban ahí sus servicios de forma gratuita, con una actitud desinteresada, salvaban la vida incluso de personas indigentes.

Si apenas un siglo antes, en la entonces Villa de Tuxpan no había más que un médico, ahora la ciudad presumía de tener muchísimos. Basándonos en una monografía de Ángel Saqui del Ángel y el Dr. Zózimo Pérez Castañeda, les nombramos a los médicos que atendían de forma desinteresada a la población en el Hospital Civil en sus inicios:

  • Abif Kaím
  • Alfonso Fabián
  • Andrés Villegas Miette
  • Antonio Hidalgo Marín
  • Faustino Arango de la Huerta
  • Gustavo A. Casián
  • Jesús Pérez Sánchez
  • Jorge Rocha Cuervo
  • Luis Morales
  • Posadas Urios
  • Ramírez Espíndola
  • Rodolfo Ruíz Garduño
  • Salvador Moctezuma
  • Tomás López Vera
  • Zózimo Pérez Castañeda

En aquellos tiempos solo estaban ocupados dos pisos del edificio, en el primer piso atendían a enfermos de distinción, y en el piso intermedio para ochenta personas, atendían a los indigentes. Por supuesto que con el paso del tiempo todo esto cambió.

Actualmente hay dos hospitales más de la iniciativa privada que atienden a los pacientes de distición como lo son el Centro Médico Tuxpan y la más reciente Policlínica, además de múltiples pequeñas clínicas a lo largo y ancho del municipio que atienden enfermedades básicas y símples.

A pesar de que el edificio va a cumplir 70 años de edad, sigue siendo el edificio de más plusvalía y el más grande construído en el centro de la ciudad.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]
Facebook Comments Box