Seleccionar página

Anuncio

EL TUXPEÑO VOLADOR

por | Feb 1, 2021 | Policíaca

Grúas Tuxpam

Carretera México-Tuxpan KM 346 Santiago de la Peña, Tuxpan, Ver. -834.2090 – 834.0353 y 834.2151

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

Royal Garden Hotel

Proximamente en la Calzada, 66 habitaciones de primera clase, alberca y otros servicios.

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

¿Ya tienes el regalo para el día del amor y la amistad.

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

El domingo en la mañana, aproximadamente a las 6:30, el conductor de un automóvil marca Kia último modelo se estrelló contra una rampa para discapacitados en el Libramiento Adolfo López Mateos.

Este Kia literalmente voló golpeando el barandal amarillo para estrellarse al menos a 30 metros de distancia en el acotamiento y después caer de aproximadamente 5 metros, en la calle Rosas Rojas, paralela al libramiento en la colonia Villa Rosita.

La versión oficial es que el conductor manejaba a exceso de velocidad. Cuando menos debía ir a 140 kilómetros por hora para poder realizar esta proeza, cuando otro auto se atravesó, por lo que el piloto de pruebas que manejaba el KIA se desvió e inevitablemente se estrelló dejando este automóvil último modelo inservible.

Una de los motivos que dijo el joven de aproximadamente 20 años de edad cuando le preguntaron sobre la inmoderada velocidad a la que circulaba, es que lo venían persiguiendo para quitarle el auto, aunque esto parece un excelente pretexto; sin embargo al no haber lesionados y muy pocos daños materiales, la aseguradora cubrió los gastos y este Hollywoodesco accidente solamente quedó en la memoria de los testigos presenciales que con las manos hacían la imitación de como había hecho este acto circense el ahora llamado Tuxpeño Volador.

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Cita al azar

Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados

— Mark Twain
Escanea el código