Seleccionar página

Anuncio

¡El Peluquero!

por | Oct 7, 2020 | Humor

Hotel May Palace

Avenida Benito Juárez #42 Centro, Tuxpan, Ver. – +52(783)834.8881 – (783)104.0381

Notaria 10

Lic. Carlos Alberto Blanco Oloarte, Notario Público Número 10 y del Patrimonio Inmobiliario Federal Tuxpan, Veracruz +52(783)834.3636

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

¿Estas listo para el Día de MUERTOS?

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

Un hombre se mete a una peluquería y pregunta:

¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?

El peluquero mira alrededor y le dice… pues como 2 horas, Y el hombre se va…

Unos días después el mismo hombre vuelve a la peluquería y desde la puerta le pregunta al peluquero: oiga… ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?

El peluquero mira alrededor de la peluquería y dice:

Pues como 3 horas…

Y el hombre se va…

Una semana después el mismo hombre vuelve a la peluquería y desde la puerta le pregunta al peluquero:

¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?

El peluquero mira alrededor de la peluquería y dice… hum, como hora y media Y el hombre se va…

El peluquero mira a un amigo que estaba en la peluquería y le dice:

Oye, Chencho por favor sigue a ese guey y fíjate a donde va. Siempre viene, pregunta en cuanto tiempo le puedo hacer un corte de pelo pero después nunca regresa.

Un rato después, Chencho regresa a la peluquería riéndose El peluquero le pregunta Chencho, ¿A dónde fue el hombre después de pasar por aquí?

Chencho con lágrimas en los ojos de tanto reírse, le contesta…

A tu casa guey!

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Regidurías

Cita al azar

El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor sera para ella como para el hombre fuente de vida y no un peligro mortal

— Simone de Beauvoir
Abrir chat