Seleccionar página

Anuncio

¡El miedo no anda en moto!

por | Mar 14, 2022 | En la Opinión de Antonio Arango

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

Royal Garden Hotel

Proximamente en la Calzada, 66 habitaciones de primera clase, alberca y otros servicios.

Notaria 10

Lic. Carlos Alberto Blanco Oloarte, Notario Público Número 10 y del Patrimonio Inmobiliario Federal Tuxpan, Veracruz +52(783)834.3636

Hotel May Palace

Avenida Benito Juárez #42 Centro, Tuxpan, Ver. – +52(783)834.8881 – (783)104.0381

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

¿Ya estas listo para el Día de la Marina Mercante?

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

No se exactamente cuando comenzó a operar la Fuerza Civil en Tuxpan, ya anteriormente a los elementos de la policía estatal los habían corrido de aquí debido a la corrupción y los malos manejos que hacían de la justicia. Incluso llegó un momento en que cuando otras corporaciones policíacas veían una patrulla de la policía estatal, esta era detenida.

Me tocó ver una o dos revisiones minuciosas que les hacían a los estatales, y es que tuvieron en el pasado muchos altercados con los ciudadanos debido a su corrupción. Y bueno, comenzó a operar la policía estatal nuevamente en su formato de «Fuerza Civil» el año pasado.

En Septiembre de 2021 ya algunos taxistas, pescadores, obreros, y ciudadanos en general, se manifestaron frente a sus instalaciones, para exigirle al delegado que pusiera un alto a sus elementos, quienes en aquellos días realizaban robos a los ciudadanos, inclusive detenían niños de menos de 12 años y cuando los padres de estos niños intentaban acusar a los policías, estos se defendían diciendo que «las 10 de la noche no es hora de andar en la calle«, como si quisieran darles una catedra de educación a los padres que dejan salir a jugar a sus hijos futból entrada la noche.  Los de la Fuerza Civil trataban a estos niños como delincuentes.

En la ciudad se veían varios grupos de estos policías, los más en motocicletas, esos eran los que llegaban primero a todos lados, estaba la ciudad atascada de estos elementos, hacian redadas nocturnas arrestando inocentes, gente que iba por los tacos, gente que trabajaba entregando comida a domicilio (supe de varios casos); todo lo que hacía la policía municipal a finales de la administración de Aguilar Mancha lo hacían también los de la Fuerza Civil, por lo que el miedo de los ciudadanos ahora era POR DOS.

Mi recomendación siempre fue: No salgan en la noche. Pero estamos en una ciudad que intenta incluir al turísmo como un importante polo económico (y lo es), así que esa recomendación no bastaba. Ademas, ¡A mi quien me lee! ¿Verdad? El tema es que todavía hacen de las suyas; en menor grado, pero todavía hay patrullas de la Fuerza Civil.

Pocas, y siguen extorsionando ciudadanos. Lo último que supe es que hace poco enfrente del gimnasio Olimpia, agarraron a unos jovenes que fueron a comprar para cenar y de regreso lo emboscaron estos delincuentes con placa, estos delincuentes que tienen como coartada el estado de derecho. Los chamacos ofrecieron 250 pesos que traían, pero los pseudo policías no los quisieron, así que los forzaron para que sus familiares buscaran a esas horas de la noche acompletar los 1,000 pesos para dejarlos ir.

Y es que desde que asesinaron de manera escandalosa y violenta a uno de sus comandantes, pusieron un código rojo y andaban en helicópteros buscando culpables como si los responsables de disparar las armas anduvieran presumiendo sus fechorias en la calle así tipo el señor de la guerra.

La mayoría de los ciudadanos coincidieron en que eran patadas de ahogado, reclamaron también el hecho de que cuando asesinan a un ciudadano común y corriente no hacen ese tipo de operativos, gastando turbosina a lo tonto.

Después de los balazos y del código rojo, se nota la ausencia de la Fuerza Civíl. Ya no hay tanta. Ya no se ven estos policías en grupos de 4 o 6 en las motos, ni los operativos que hacían para extorsionar a los civiles en la playa, en Banderas y en la salida a Tampico.

El miedo de las autoridades se notó desde el principio de esta administración cuando José Manuel Pozos Ramírez se paseaba en el centro cuidado por policías, y como no bastaba la municipal, también traía guaruras. Este fin de semana, el sábado para ser exactos pasé por el restaurante Antonio´s y estaba la calle Morelos con muchos policías y la entrada del restaurante custodiada por marinos. Y es que el presidente municipal estaba desayunando.

Ya no se ven las piaras de la Fuerza Civil por ningún lado, y es que como reza el dicho: El miedo no anda en moto…

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

No Events

Cita al azar

No hay que ir para atrás ni para darse impulso

— Lao Tsé