Seleccionar página

Anuncio

El fantasma del coche

Era un señor que se le había descompuesto el carro a mitad de una carretera y enfrente de un panteón, y le habían dicho que por esa carretera pasaba un coche manejándose solo. El amigo temblando de miedo y sin saber que hacer dijo: «Primer carro que pase, le hago señas que me lleve y cuando se pare me subo y no lo volteo a ver.» En eso alcanza ver un coche que venía allá lejos con las intermitentes prendidas y despacito y en cuanto pasa por allí se sube y ya arriba el amigo temblando de miedo llevaba los ojos cerrados para no ver nada. Ya casi llegando a un pueblo voltea hacia el lado del chofer y ¡no había nadie! y se baja como alma que lleva el diablo, corre y corre.

Llega a una cantina y le dice al cantinero entre sollozos lo ocurrido… cuando de repente se aparecen tres amigos asoleados y sudando, y el cantinero les pregunta: «¿Qué a ustedes también se les apareció el fantasma?» Y les responden los amigos: ¡No!, venimos correteando a un jijo de su madre que se nos subió al carro que veníamos empujando!»

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

Hechos Históricos
Efeméride: 1803 Después de casi un año, inauguran en Tuxpan la iglesia que comenzaron a remodelar en 1830.
Efeméride: 1844 Siendo arrendatarios los Señores Joaquin Quijano e Ignacio Toledano, de las haciendas de la Asunción y Santiago de la Peña, al Sr. Ignacio Toledano le llegaron noticias que alguien compraría las mencionadas haciendas, y con el fin de evitar que los que vivían ahí se convirtieran en tributarios, de especuladores sin conciencia, en unión de otras personas se dirigió a Don Luis García Torvel, propietario de las fincas, del cual obtuvo la preferencia de venta, procurando que la compra la hicieran todos los vecinos, para que todos tuvieran el mismo derecho, no siendo así ya que únicamente quinientos ochenta y tres individuos, consintieron la compra la cual fue avalada por el Ayuntamiento, representando a los parcioneros o accionistas, previa autorización dada por la Excelentisima Asamblea Departamental el cuatro de Octubre de este año con una cuota de $25.00 (veinticinco pesos) por accionista. Por esta fecha se consideró necesario hacer una reconstrucción de la Iglesia y se levantaron un poco las actuales paredes que eran demasiado bajas para su dimensión y se comenzó a techar con teja, la obra se hizo con donativos de los feligreses, dicha obra se concluyó en el año de 1853 siendo Cura el Bachiller Don Pedro Luis Mario, siendo sus características las siguientes: largo sesenta y una varas, diez y siete y media de ancho, consta de catorce columnas y su interior quedó inicialmente iluminado por varias ventanas (catorce). Esto sucedió en el primer semestre del ya mencionado 1855.

Cita al azar

Actuar sin saber te lleva directamente al precipicio.

— Ray Bradbury
Escanea el código