Seleccionar página

Anuncio

El Día Internacional de La Mujer

por | Mar 8, 2013 | Artículo

Hotel May Palace

Avenida Benito Juárez #42 Centro, Tuxpan, Ver. – +52(783)834.8881 – (783)104.0381

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

Notaria 10

Lic. Carlos Alberto Blanco Oloarte, Notario Público Número 10 y del Patrimonio Inmobiliario Federal Tuxpan, Veracruz +52(783)834.3636

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

¿Estas listo para el DÍA DEL NIÑO PERDIDO?

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

Me llama mucho la atención como el fenómeno en las redes sociales el “Día Internacional de la Mujer” se está suscitando.

Muchas felicitaciones me han llegado y textos en forma de pensamientos un tanto poéticos y un sin número de cosas que a consecuencia, las mujeres participantes advierten sus comentarios en forma de “Muchas felicidades a ti también”.

Por: Adriana Mendoza Arango

Durante estos días no emprendí el camino a regresar las felicitaciones y a hacer énfasis en esos pensamientos tan bonitos que las mujeres emprendieron porque, mi manera tan particular de “aguafiestas” es un achaque que me persigue y persiste en mí desde siempre (como la mayoría lo sabrá).

Aunque cabe mencionar que casi todos los comentarios que han llegado a mi vista durante éstos días son de cierta emoción orgullosa y digna lo cual me reparte de una grata satisfacción a lo que el día representa, pero que al fin y al cabo en, (si quieren) mi equivocado concepto en mi punto particular de lo que la celebración indica es un poco errónea, y es por eso que me he arrimado con un gustazo a mis viejos afanes de escribir lo que pienso, gustándome el pensamiento de los demás.

Hace unos años en una mesa redonda de la radio en México escuché a una doctora que (por supuesto me encantaría recordar su nombre) exponía el tema del día 8 de Marzo “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”, y se me quedaron muy presentes unas palabras que dijo: “Lo último que deseo es que éste día se convierta en otro 10 de mayo, que se regalen flores y se den las gratas felicitaciones”.

Esta doctora participó en las conferencias que duraron todo el día en el congreso del 8 de Marzo del 2009 en el Auditorio Nacional, al cual estuve presente y simpaticamente pronunció la misma frase como lo había hecho por la radio en la mañana. Y quizás porque me quedé con su razón y a mi manera comprendí el concepto de éste día, que sea por eso que en vez de regresar las felicitaciones me haya parecido más sincero de mi parte defender lo que éste día tan revelador significa para mí.

Este día no llegó solo.

Viene arrastrando una y mil voces. Adjetivos. Llagas que no sanan, las manos cortadas por el azadón y resecas por la tierra, lágrimas que se tragan a fuerzas como púas, que duelen, laceran. La espalda rota, mil muertes.

El Día internacional de la mujer nació entre cientos de gritos de mujeres asesinadas y quemadas entre el fuego provocado por los dueños de una fábrica como todo el mundo sabe. En 1857 se originó el primer reclamo por aquellas costureras.

Este día (lamento ser tan precisa y patética) pero, no se puede degollar con un abrazo, no se puede dejar al albedrío de una felicitación. Porque éste día no llegó solo. Los días Internacionales casi todos nos indican algo pendiente, nos presentan a la humanidad total lo que se ha logrado y lo que queda por hacer, ¿se celebran? si, pero la parte objetiva de éstos días: es para reclamar, recordar, vislumbrar, revelar, manifestar, exponer, anticipar, prospectar, recaudar, contener, concientizar, acabar, comenzar, contar, luchar, solamente eso seguir LUCHANDO.

Todos estos verbos y muchos que no mencioné caben para darle cuerpo y cara a lo que no está ganado, a las carencias que la humanidad tiene que recordar cada año para que no se deje abatir y se siga pensando en ello, para que se siga haciendo algo, aunque sea pequeño: El Día Internacional del Agua (Para darnos cuenta que hay millones de personas que no beben y que puede terminarse y cada año bajan las reservas) , el Día internacional del cáncer de mama (Para que sepamos que hay miles de millones de mujeres amputadas y que han muerto en la lucha contra el cáncer y que no estamos exentas) el Día internacional del SIDA (…) etc.

8 de Marzo, éste día todavía reclama, todavía sigue sufriendo dolores de parto con las vaginas desgarradas a cuchilladas en las sierras. Escucha murmullos desde las cloacas que se disputan los precios de las niñas en venta, un burka en un profundo sueño que reposa en la cabellera de una mujer sin letra y Corán. La Palabra en la mano sin una víspera de voz. Punzadas, hematomas, el frío retozándose en las cruces rosas, el abrazo a la locura con el ojo hinchado, la lengua rota y el silencio.

Las que mueren, las que están, las que se quejan, las que hablan, las que ríen, las que viven, las que tienen hijos, las que no, las chicas, las grandes, las negras, las blancas; frívolas, desalmadas, inmigrantes, pobres, ricas, princesas, amarillas, tapadas, destapadas, las que esconden, las que enseñan, las religiosas, las ateas, las que van de la mano, las que caminan por detrás, las que se besan, las que marchitan. Armadas, escondidas, amarradas, libres, independientes, solitarias. Enfermas, viajeras, extrañas: Las mujeres todavía están naciendo. Una supernova.

Aquellas mujeres han dejado marcado el camino con un hilo de sangre. La historia perfumada vistiendo falda recortada. Amigas mías; con gratitud acepto la felicidad, y encarno los buenos deseos, pero deseo que lo que Adelita arriba de su tren sin su vestido de seda con sus carretes al pecho, Ursula Schumperli firmando en Bern Switzerland la primer acta de divorcio con su bolígrafo libre al desquicio de sus golpizas, la maja desnuda por estar desnuda y su sonrisa pícara y juguetona, y por las que me falten, porque esta su lucha, haya servido de algo.

No olvidemos que gracias a ellas podemos y tenemos la magnífica oportunidad de seguir dando pasos pequeños y grandes cambios en nuestra mente, en nuestra alma y en nuestra vida.

Somos las mujeres las que enseñamos a nuestras mujeres, las que enseñamos a nuestros hombres. Desde lo más profundo de mis palabras, éste día para mí no es de felicitación sino de agradecimiento y una persona en el Facebook puso “que el mejor tributo que se le puede hacer a los que no están es: viviendo”.  ¡Vivamos pero vivamos capaces, soberanas, no perdamos lo que nos hace ser mujeres: la ternura.

Vivamos pero vivamos defendiendo nuestra convicción, aferrándose a lo único que nos ha traído hasta aquí: la dignidad. ¡Vivamos! creyendo en nosotras mismas sin dejar de creer que un hombre recto siempre creerá en nosotras, seamos capaces de decidir, de cambiar y de cambiar otra vez. Vivamos inteligentes, valientes, aunque tengamos en la mano una escoba, y aunque tengamos el poder.

Las felicitaré cuando el Día internacional de la Mujer no exista, eso querrá decir que las mujeres tendrán los mismos derechos y la misma igualdad ante todos. Este día y todos los demás mientras sigamos vivas tendremos que dejar la piel, para aniquilarlo, para quitarlo de las conferencias internacionales. Este día tendrá que largarse con nuestro nombre en alto, con nuestro nombre en la lista. No dejemos que se vaya solo, sin poner un puñado, nosotras sigamos… sigamos….

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Regidurías

Cita al azar

Los lazos de la amistad son más estrechos que los de la sangre y la familia.

— Giovanni Boccaccio
Abrir chat