Seleccionar página

Anuncio

EL CELOSO DE JARDINES

Una noche, un señor elegantemente vestido, detiene un taxi y pide al chofer lo lleve a su residencia. A medio camino ve a una señora muy bien arreglada entrando al Milenium. Al señor le pareció familiar, por lo que pide al taxista que diera la vuelta y se parase en el estacionamiento del frente. Una vez allí, sacó un fajo de billetes y le dijo al taxista: ¡Aquí tienes diez mil pesos! Te los ganas si sacas a la mujer vestida de rojo que acaba de entrar a este sitio, pero eso sí: ¡¡A patada limpia!!. ¡Sin contemplación!  Esa desgraciada es mi esposa. El taxista, que jamás había visto tanto dinero junto, acepta y se mete al Millenium. A los diez minutos el taxista sale con una mujer arrastrándola por los cabellos, toda golpeada y diciéndole cuanta grosería (así como se dicen a gritos entre ellos en el centro) puedan imaginarse. El señor echa una ojeada y se da cuenta que la señora está vestida de verde, y sale corriendo a detener al taxista por el error cometido. – ¡¡Pare señor, pare!! ¡Esa no es!… ¡Esa no es! El taxista jadeando le responde: – Espérate, que esta cabrona es la mía. ¡¡Ahora voy por la tuya!!
Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Regidurías

Cita al azar

Prefiero ser una gotita de amor, en un mar de amargura

— Madre Teresa de Calcuta
Abrir chat