Seleccionar página

Anuncio

Conversación telefónica con una verdadera madre:

Conversación telefónica con una verdadera madre:

La clásica conversación que se tiene con una madre en un mundo cada vez más feminista… 

Hola, ma, ¿te puedo dejar los perros el fin de semana?

Mamá: ¿Vas a salir?

Hijo: Si

Mamá: ¿Con quién?

Hijo: Con una amiga

Mamá: Yo no sé por qué te separaste de tu esposa, es una mujer tan buena.

Hijo: Yo no me separé mamá… ¡ella me dejó!

Mamá: Tú dejaste que se fuera y ahora andas por ahí con cualquier lagartona.

Hijo: NOOO… ¡No ando con cualquier lagartona mamá! ¿Te puedo dejar los perros el fin de semana?? ¿SI O NO?

Mamá: ¡Yo jamás los dejé a ustedes para salir con alguien que no fuera tu padre!

Hijo: Hay muchas cosas que tú hiciste y yo no hago

Mamá: ¿Qué me quieres decir?.

Hijo: Nada, nada… Solo quiero saber si te puedo dejar los perros…

Mamá: ¿Vas a quedarte a dormir con esa vieja? ¿Qué diría tu esposa si se enterara?

Hijo: ¡Mi EX esposa!… ¡y no creo que a ella le  preocupe pues desde que nos separamos no debe haber  dormido sola ni una noche!

Mamá: Entonces, ¿te vas a quedar a dormir con esa ninfómana?

Hijo: ¡No es una ninfómana…por favor mamá!

Mamá: Una vieja que sale con un divorciado, con perros, es una ninfómana, una vividora.

Hijo: No quiero discutir. ¿Te llevo los perros o no?

Mamá: Pobres perritos, ¡con un dueño así!

Hijo: ¿Así como?

Mamá: Con pajaritos en la cabeza, ¡por eso te dejó tu esposa!

Hijo: ¡BAASTAAAAA!

Mamá: ¿Encima me gritas? ¡Seguramente a esa vieja con la que sales también le gritas!.

Hijo: ¿¡Ahhh!? ¡Ahora resulta que te preocupa la lagartona!

Mamá: ¿Viste que si es una lagartona?… ¡Si yo me di cuenta enseguidita!

Hijo: ¡Adiós mamá!

Mamá: Espera… ¡No cuelgues!… ¿A qué hora me traes los perros?

Hijo: ¡No! ¡no los voy a llevar, no voy a salir!

Mamá: Hijito, si no sales nunca, ¿cómo piensas rehacer tu vida?…

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

Hechos Históricos
Efeméride: 1803 Después de casi un año, inauguran en Tuxpan la iglesia que comenzaron a remodelar en 1830.
Efeméride: 1844 Siendo arrendatarios los Señores Joaquin Quijano e Ignacio Toledano, de las haciendas de la Asunción y Santiago de la Peña, al Sr. Ignacio Toledano le llegaron noticias que alguien compraría las mencionadas haciendas, y con el fin de evitar que los que vivían ahí se convirtieran en tributarios, de especuladores sin conciencia, en unión de otras personas se dirigió a Don Luis García Torvel, propietario de las fincas, del cual obtuvo la preferencia de venta, procurando que la compra la hicieran todos los vecinos, para que todos tuvieran el mismo derecho, no siendo así ya que únicamente quinientos ochenta y tres individuos, consintieron la compra la cual fue avalada por el Ayuntamiento, representando a los parcioneros o accionistas, previa autorización dada por la Excelentisima Asamblea Departamental el cuatro de Octubre de este año con una cuota de $25.00 (veinticinco pesos) por accionista. Por esta fecha se consideró necesario hacer una reconstrucción de la Iglesia y se levantaron un poco las actuales paredes que eran demasiado bajas para su dimensión y se comenzó a techar con teja, la obra se hizo con donativos de los feligreses, dicha obra se concluyó en el año de 1853 siendo Cura el Bachiller Don Pedro Luis Mario, siendo sus características las siguientes: largo sesenta y una varas, diez y siete y media de ancho, consta de catorce columnas y su interior quedó inicialmente iluminado por varias ventanas (catorce). Esto sucedió en el primer semestre del ya mencionado 1855.

Cita al azar

La humildad y la ternura no son virtudes del débil, sino del fuerte, que no tiene necesidad de maltratar al otro para sentirse importante…

— Evangelii Gaudium
Escanea el código