Seleccionar página

Anuncio

Carlitos y su Vaquita

Carlitos y su Vaquita

Hotel May Palace

Avenida Benito Juárez #42 Centro, Tuxpan, Ver. – +52(783)834.8881 – (783)104.0381

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

Royal Garden Hotel

Proximamente en la Calzada, 66 habitaciones de primera clase, alberca y otros servicios.

Grúas Tuxpam

Carretera México-Tuxpan KM 346 Santiago de la Peña, Tuxpan, Ver. -834.2090 – 834.0353 y 834.2151

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

Un granjero llamado CARLITOS tuvo una severa colisión contra un gran camión de carga por lo que antepone una demanda.

Poco tiempo después, el Licenciado de la Compañía de transporte estaba cuestionando a Carlitos en la fiscalia:

Preguntó el licenciado.
-En la escena del accidente ¿No dijo usted “Estoy bien”?

Carlitos respondió:

-Bueno, déjeme decirle lo que sucedió: Acababa de subir a Lala, mi vaquita preferida a…

-¡No le estoy preguntando por detalles! -interrumpió el Licenciado-, ¡simplemente conteste la pregunta por favor!.  ¿Dijo usted o no, en el sitio del accidente “Estoy bien”?

Carlitos respondió:

-Bueno, acababa de subir a Lala al tráiler e iba manejando por la…

El Licenciado interrumpió de nuevo y dijo: ¡Su señoría!, ¡estoy tratando de establecer el hecho de que en la escena del accidente este hombre le dijo al patrullero de caminos que se encontraba bien!, ahora, varias semanas después está tratando de cobrar una fuerte suma por una demanda de daños contra mi cliente y creo que esto es un fraude ¡por favor dígale que simplemente conteste la pregunta “SI o NO”!.

Para entonces, la curiosidad le había picado al juez quien estaba un tanto interesado en lo que Carlitos estaba tratando de decir, así que le dijo al Licenciado:

Me gustaría saber qué es lo que el hombre tiene que decir de lala, su vaquita preferida.

Carlitos agradeció al juez y continuó:

-Gracias su Señoría, como estaba diciendo, acababa de subir a Lala, mi vaquita preferida a la camioneta, e iba manejando por la carretera cuando este enorme camión-trailer de dieciocho ruedas ignoró la señal de ALTO y se fue a incrustar a un lado de mi camioneta, Yo salí volando y acabé tirado en una zanja, Lalita también fue a parar en una zanja pero al otro lado del camino. Estaba yo tan adolorido que no me quería ni mover, desde allí podía oír a mi pobre Lalita mugiendo y quejándose bien feo. Yo sabía que estaba terriblemente lastimada nada más por sus mugidos de dolor; poquito después del camionazo, un patrullero llegó al lugar del accidente, y oyendo los terribles mugidos de Lalita; fue a checarla, después de ver la fatal condición en que se encontraba, sacó su pistola y le pegó un tiro en medio de los ojos, luego vino a donde estaba yo, y aún con la pistola en la mano me preguntó:

Y usted, ¿Cómo está, cómo se siente?

Con todo respeto su señoría, pero…
¿Usted que chingados le hubiera contestado a ese cabrón?

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

No Events

Cita al azar

No me preocupan los gritos de los deshonestos, de la gente sin escrúpulos y de los delincuentes, más me preocupa, el silencio de los buenos.

— Nelson Mandela
Escanea el código