Seleccionar página

Anuncio

7 Pecados Capitales

7 Pecados Capitales

Tomás de Aquino (1225-1274) (1), definió los siete pecados capitales, se preocupó por aclarar que no era la lista de los más condenables por dios y por el hombre. No consideró, por ejemplo, el asesinato, la mentira, el adulterio o la idolatría, que desde tiempos de moisés –cerca del año 2488 en el calendario judío, 1272 a.C.  En el cristiano- quedaron grabados en las tablas de la Ley (Los Diez Mandamientos) y hasta hoy son parte medular en las reglas de convivencia social Occidente, Medio Oriente y extensas sociedades en todo el planeta.

Santo Tomás, padre fundador del cristianismo, concibió los “siete pecados capitales” como aquellos capaces de arrastrar la naturaleza humana hacia mayores profundidades. Al hablar de “capitales” no se definía su magnitud, sino su poder para dar origen a otros pecados. Los detalló como una especie de imanes de la maldad- en términos coloquiales.

El filósofo enumero siete: Soberbia, avaricia, gula, lujuria, pereza, envidia e ira. Otros ideólogos del cristianismo los ratificaron sin cambios en los siglos posteriores y así confirmados, los recibimos hasta nuestros días. Dentro de los siete pecados, existen dos grupos, los pecados “veniales”, son aquellos que son “menores” y pueden ser perdonados a través de cualquier sacramento de la iglesia; por otra parte están los pecados Morales, los cuales al ser cometidos destruyen la vida de gracia y crean la amenaza de condenación eterna. A menos que sean absueltos mediante el sacramento de la confesión.

Los siete pecados capitales y las virtudes que los vencen:

Pecado   Virtud      Demonio
Soberbia Humildad Lucifer
Avaricia Generosidad Mammon
Lujuria Castidad Asmodeo
Ira Paciencia Leviatán
Gula Templanza Beelzebub
Envidia Amor Fraterno Satanás
Pereza Diligencia Belphegor

 

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Un día como hoy…

No Events

Cita al azar

No hay nada que un hombre no sea capaz de hacer cuando una mujer le mira

— Casanova