Select Page

Y A FINAL DE CUENTAS… No puede faltar uno de los MOTOCONEJOS…

El inventor de la Harley-Davidson, Arthur Davidson, murió y fue al cielo. Al llegar a las puertas del cielo, San Pedro le dice:

– Hijo mío, como fuiste un buen hombre y tus motos cambiaron al mundo, ¡tu premio es poder encontrarte con quien tu desees!

Arthur pensó un poco y después dijo: -¡Quiero encontrarme con Dios!

San Pedro llevó Arthur hasta la sala del trono y lo presentó ante Dios. Dios reconoció a Arthur y le dijo:

– ¿Entonces fuiste tú que inventaste la Harley-Davidson?

Arthur respondió:  – Es verdad fui yo…

Dios comentó: No fue una buena invención… Es un vehículo inestable, ruidoso y contaminante. De mantenimiento complicado, alto consumo…

Arthur molesto con los comentarios refuto:

-Discúlpeme, ¿pero no fue el Señor que inventó a la mujer?

– Sí, fui yo! – Respondió Dios.

– Bien, aquí entre nosotros, de profesional a profesional, ¡su invención no fue nada feliz!

– La suspensión delantera es muy inconsistente;

– Es muy ruidosa y habladora en altas velocidades;

– En la mayoría de los casos, la suspensión trasera está floja y vibra demás

– El área de entretenimiento está localizada demasiado cerca de la de reciclado;

– Y los costos de mantenimiento son exorbitantes.

Dios meditó y respondió:

– Si, es verdad mi invento tiene defectos, pero de acuerdo con los datos que dispongo, en estos momentos, hay muchos más hombres montados en mi invento que en el tuyo…

Comentarios

About The Author

Redacción

Publicando artículos electrónicos desde Abril de 2006, y con más de 99 mil revistas distribuidas en la ciudad de Tuxpan, Veracruz y sus alrededores.

Anuncios

Grupos Sociales

 
CHISME TUXPEÑO
Grupo de Facebook · 149.793 miembros
Unirte al grupo
De preferencia use solo TEMAS DE TUXPAN y si publica cosas de interés nacional y son eliminadas, por favor no se queje. Intentamos que sea un sitio li...
 

Cita al azar

Hay gente que se abstiene con religiosidad de cualquier cosa que se coma, beba, o fume, que sea de dudosa reputación. Pagan ese precio en el interés de su salud, y ésta es lo único que obtienen. ¡Que extraño!

— Mark Twain

El Clima HOY