Select Page

Por un Veracruz unido

Por un Veracruz unido

Centro Médico Tuxpam

¡La mejor atención con los mejores especialistas! Ambulancias de traslados local y foránea. Consulta de especialidades. Cirugía Laparoscópica Avanzada. Neurocirugía. Cardiología Intervencionista. Consulta Externa. Farmacia las 24 Horas. Urgencias Hospitalización....

FARMACIAS INDEPENDENCIA

Dirección: Avenida Independencia número 4 col. Centro Tuxpan, Veracruz Teléfonos: +52(783)834.0312 | +52(783)834.6141

Brighton Institute

Avenida Juárez 44, 1er piso. Pasaje del Cine Tuxpan Teléfono: (783)834.8381 y 834.5748

Ford Tuxpam

Pizzas Mama Mia

Av. Juárez #45, Tuxpan, Ver. | Teléfono: +52(783)834.1033

Marina Cobia

Boat Garage - Pensión de Lanchas - Paseos Turísticos - Pesca Deportiva - Carretera a la Barra Norte KM 7 en la Calzada, Tuxpan, Ver. Teléfono: (783)102.4225 - Correo Electrónico:...

Por Ángel Álvaro Peña

  • Si los culpables del quebranto financiero y las heridas sociales son o no castigados, los veracruzanos tienen una responsabilidad superior: Estar unidos.

Más allá de las siglas y los colores de los partidos políticos, la gente debe tomar conciencia de su realidad y actuar en consecuencia.

Esta es la oportunidad que tienen los veracruzanos para terminar con sus diferencias, el pretexto está colocado en el infortunio. Pero sin estos descalabros no hubiera surgido la necesidad de unirse, de reconocerse en un mismo espacio y un mismo tiempo, y en esa coincidencia crear un mejor estado, donde ser veracruzano no sea sólo un estado de ánimo sino un pensamiento propio que lleve a la acción común.

Veracruz está de pie y puede caminar unido hacia adelante. Empresarios y trabajadores, estudiantes y maestros, políticos y sociedad, hombres y mujeres. Que las diferencias del pasado sean sólo eso: parte del pasado.

Esto no implica perdonar y mucho menos olvidar. No sería justo ni humano que la unidad de los veracruzanos tenga como único fin exigir castigo a los culpables, sería un muy pobre resultado de la unidad de un pueblo que ha forjado la historia de México, por donde han entrado y salido los invasores de este y de otros continentes. Ruta de los políticos que han traicionado a la patria pero puente de llegada de prohombres que son ejemplo a seguir en toda nuestra historia.

Hombres y mujeres que nos han enseñado un sinnúmero de caminos hacia la dignidad y la libertad.

Porque sabemos que libertad sin dignidad ni patriotismo es impunidad, los hombres y mujeres de este noble estado deben cohesionarse alrededor de la autoridad que ahora asume responsabilidad en un ambiente sin precedente.

El nuevo gobierno llega a trabajar en un clima de sospecha y desconfianza que requiere de una participación ciudadana que impulse actividades, que cree esfuerzos nuevos, que no justifique ni explique el pasado, sino que construya el futuro.

Los problemas de la entidad se multiplican conforme pasa el tiempo, la impunidad y el abandono de la aplicación de la ley han hecho más grave la situación.

El descuido en el que se desarrollan las actividades de los hospitales de la entidad, sobre todo los del puerto de Veracruz y de Coatzacoalcos, no es nuevo. Ahora, la falta de presupuesto para que trabajen es una situación propiciada por un mal gobierno que tampoco empezó ayer, sino que tiene varios años y nadie intentó ponerle un alto.

Ahora, el gobernador interino de Veracruz, el priista Flavino Ríos Alvarado, admitió que no hay partida presupuestal en caja para cumplir con las dos nóminas de noviembre, razón por la que para “dispersar los pagos” de la burocracia veracruzana, se ha tenido que tomar recursos de la recaudación de impuestos.

A 12 días de que concluya el sexenio que dejó inconcluso Javier Duarte de Ochoa, Ríos Alvarado señaló que la crisis de insolvencia financiera se debe a un desequilibrio entre los ingresos y los egresos por la alta carga burocrática.

Los burócratas han cerrado vialidades como medida de presión para que le paguen sus salarios; sin embargo, puede que sea la última que cobren en el año a no ser que haya una fuerte inyección de recursos de parte del gobierno federal, que ya había enviado a Veracruz, con carácter de urgente cuando gobernaba Duarte, y ahora se ve impedida a volver a realizar dicho auxilio.

Desde luego que la unidad no implica sacrificios, pero sí convicción. Es aquí donde todos y cada uno de los veracruzanos deben sumar y guardar el equilibrio. Colocar los criterios de la sociedad por sobre las individualidades que han dañado tanto al estado.

No es tiempo de pelear ni de buscar en las diferencias distancias irreconciliables entre los veracruzanos. Es tiempo de encontrar coincidencias, de establecer frentes comunes, de luchar por transformar juntos lo que algunos desmembraron a causa de la desunión de los veracruzanos, de su individualismo, del egoísmo que abrió un hueco en la ley y en su aplicación.

Si los veracruzanos no hubieran estado en permanente estado de individualismo extremo, la actual situación no hubiera ocurrido; sin embargo, la competencia electoral, la enemistad de años entre miembros de una misma familia política. La indiferencia hacia la vida política, crearon el ambiente propicio para que ocurriera este tipo de descalabros que tiene que ver casi con medio centenar de funcionarios públicos que se enriquecieron a manos llenas, y que ahora cubiertos bajo el escudo de la coartada o del fuero gozan de impunidad.

Son muy pocos los funcionarios públicos que están bajo investigación y muchos menos quienes han sido detenidos.

La falta de unidad de los veracruzanos, la innecesaria actitud de verse como enemigos políticos y no como contrincantes electorales abrió una brecha entre iguales que no puede menos que acarrear consecuencias.

Es tiempo de estar unidos alrededor del futuro, de un mejor futuro: en pocos días habrá un nuevo gobernador al que deberán facilitarle las cosas, y ante quien debe existir una permanente atención.

La sociedad veracruzana debe recobrar su identidad y ser precisamente eso: la sociedad veracruzana la que se encuentre a sí misma en la posición testigo de un momento de la historia donde es protagonista y una sociedad dispersa por los diferentes intereses es una masa amorfa que no puede menos que reconstruirse a sí misma con dignidad, pero también con el convencimiento de que es lo único que pueden hacer para vencer la adversidad; estar unidos.

Unidos alrededor de ellos mismos, apoyando a las autoridades que seguramente tendrán que apoyarse en más de un ciudadano que es en realidad representante de los intereses de quienes fueron afectados a causa de su división.

La unidad de los veracruzanos es el medio ideal para encontrar en el camino de la recuperación, la victoria sobre un ataque que no los derrotó ni los puso de rodillas, simplemente les enseñó el camino de la unidad, como el más sólido de los actos de una sociedad que se reconoce a sí misma parte de la historia de la entidad y del México del futuro.

Porque si los veracruzanos se unen, México se une y tendrá en su conjunto las armas suficientes y necesarias para evitar que otros Javier Duarte o como se llamen, aprovechen el descuido que el individualismo propicia afectando a todos por igual, porque en la entidad no hay sector de la población que no se haya visto afectado por las tropelías de Duarte y sus cómplices.

La unidad es un camino, hay otros, pero para andarlos es necesario recorrerlos unidos primero.

Comentarios

About The Author

ALMA GRANDE

Ángel Álvaro Peña

Comunicador veracruzano nacido en Tuxpan.

Especialista en medios desde hace varias décadas. Ha ocupado en diferentes ocasiones oficinas de Comunicación Social, escrito en varios periódicos y revistas. Ha creado diarios, revistas y otros medios de información.

Actualmente es el director general de la revista Políticos al Desnudo.

Anuncios

Cita al azar

Nunca falta alguien que sobra…

— Quino

El Clima HOY